Return to homepage
You're in : Blog >> Alqueva-un-lugar-donde-querras-volver

gui.blogarticle_forced_alt_text

Alqueva, un lugar donde querrás volver

15/06/2021- 0 Comments

El lago Alqueva y sus alrededores es un destino aún poco conocido, pero que dará que hablar. Un lugar que conjuga naturaleza, patrimonio, gastronomía, aventura… una experiencia que no deja indiferente a quien ha tenido la suerte de disfrutarla.

*Puedes obtener toda la información de accesibilidad de cada recurso analizado pinchando en su nombre.

El lago Alqueva y sus alrededores es un destino aún poco conocido, pero que dará que hablar. Un lugar que conjuga naturaleza, patrimonio, gastronomía, aventura… una experiencia que no deja indiferente a quien ha tenido la suerte de disfrutarla.

La zona alberga el mayor lago artificial de Europa Occidental, con casi 1.200 km de orilla, que en algunos tramos hace de frontera natural entre España y Portugal.

Es un área que se encuentra en pleno desarrollo, pero donde se intenta mantener intacto y primar el respeto máximo por el entorno natural y cultural.

Actualmente es una zona que está apostando fuerte por el turismo para todos, por lo que tanto la Junta de Extremadura como el propio sector turístico tratan de que el destino acoja actividades y experiencias que tengan presente la accesibilidad, siempre que sea posible. Por ello, es un entorno abierto a muchos perfiles: personas con discapacidad, personas mayores, familias con niños…

Nuestra experiencia comienza en el Centro de Interpretación y Recepción de Visitantes del Gran Lago de Alqueva, ubicado en el convento de San Juan de Dios, en Olivenza, una de las localidades fronterizas más importantes de Extremadura provista de un impresionante patrimonio histórico artístico y que alberga unas impresionantes murallas. En él, además de conocer las curiosidades e historia del embalse que da nombre a la zona, puedes pasear por el baluarte sobre el que se encuentra situado, disfrutando del paisaje típicamente extremeño, comer en su moderno restaurante o informarte de las actividades turísticas que se pueden realizar en su entorno.

Olivenza es una ciudad muy agradable para pasear, con una ruta peatonal accesible, y con monumentos como las iglesias de Santa María Magdalena, la de Santa María del Castillo el más que recomendable Museo Etnográfico Extremeño, o el curioso museo de Papercraft.

 

Puedes comer en el restaurante Casa Maila, decorado en torno al mundo del toro y especializado en cocina elaborada con productos extremeños y parar a media tarde a tomarte un granizado o un café y un pastel en La Chimena, un espacio que te sorprenderá.

Antes de irte, no olvides hacerte una foto en la puerta del ayuntamiento, de original estilo manuelino.

Continuamos el viaje en el puerto deportivo de Villarreal, viendo atardecer en un barco desde el lago. El acceso a la embarcación es a nivel y se llega hasta ella por medio de rampas. El puerto cuenta con plazas de aparcamiento reservadas para PMR y el bar-restaurante Marina Villarreal. En la terraza de este restaurante disfrutamos de nuestra segunda experiencia gastronómica con el producto más típico: el jamón ibérico DO de Extremadura, con una clase magistral de corte y cata con el maestro Pepe Alba, que nos explicó todo el proceso y nos dio trucos para cortar y comprar.

El segundo día nos dirigimos a la Finca los Espartales, en el término de Táliga para realizar el “Safari del Toro”, la experiencia estrella del programa Dehesa y Toro, donde en un remolque (al que se accede por una rampa desde la plaza de toros) recorremos la dehesa para ver los toros a pocos metros de nosotros. Tras la aventura nos dirigimos hacia Alconchel, para ver el magnífico Castillo de Miraflores desde la carretera. El acceso al castillo es muy complicado por el tipo de pavimento y la cuesta, pero merece la pena ver su perfil recortado contra el azul del cielo extremeño.

Desde ahí partimos hacia la playa La Dehesa, en Cheles, que siendo artificial no tiene nada que envidiar a cualquier playa costera y cuenta con bandera azul. En vez de arena tiene hierba, dispone de silla anfibia, aparcamientos PMR, rampas hasta el interior del lago… un sorprendente oasis en el corazón de Badajoz. En su restaurante puedes degustar una parrillada de diversas partes del cerdo, el animal que comparte protagonismo con el toro.

Ponemos rumbo a la zona portuguesa de Alqueva, donde no puedes perderte un lugar de ensueño, Monsaraz, el pueblo medieval de Alentejo. Sus cuestas y sus calles empedradas son complicadas sin ayuda de una handbike, pero te prometemos que darte un paseo por la calle principal, merece la pena el esfuerzo. A partir de las 18 horas se puede meter el coche dentro de la ciudad, y si cuentas con los guías locales, puede que te permitan aparcar dentro antes de la hora, lo que facilita bastante la visita. Tras el paseo, nos acercamos a la Praia Fluvial de Monsaraz, que también tiene bandera azul, arena de playa y es totalmente accesible. Cuenta con un restaurante en el que disfrutar de una riquísima feijoada de choco.

El último día lo dedicamos a las actividades de naturaleza y aventura, comenzando por un vuelo en avioneta. Si Alqueva es bonito a ras del suelo, ¡qué decir de la belleza que desprende desde el cielo! En la escuela de pilotos El Manantío disfrutamos de un vuelo espectacular en el que sobrevolamos el lago, Olivenza, el castillo de Miraflores, las dehesas… una fotografía aérea que no se olvida fácilmente.

Tras el vuelo, volvemos al lago, a Villarreal, para finalizar nuestra experiencia en Alqueva navegando en kayak. Un recorrido remando hasta la costa portuguesa del lago es el broche perfecto para finalizar nuestro viaje de prospección a tierras extremeñas.

Lo que no sabíamos es que el organizador del viaje, Juan Jose Sánchez, de Viajes Traventure, nos tenía reservada una última sorpresa. En la orilla del lago nos esperaba el food truck de “La Salaína”, donde combinamos la deliciosa gastronomía regional con el saber del campeón de Extremadura de sumiller Carlos J. Vivas, de Catas V sentidos. Junto a estos profesionales aprendimos a maridar los vinos de la tierra, y cerramos el viaje con el mejor decorado de fondo que podíamos tener: el lago de Alqueva. Un destino que, sin duda, volveremos a visitar.

Desde PREDIF agradecemos a Turismo de Extremadura el trabajo que está haciendo para conseguir que su tierra sea un destino turístico para todas las personas. Y recuerda, que quien mejor te puede aconsejar y acompañar en tu experiencia por Alqueva, son las empresas y guías locales, que ponen toda su pasión en el trabajo bien hecho.

You're in : Blog >> Alqueva-un-lugar-donde-querras-volver